Relatos

Y la vida vuelve (Versión 2.0)

Y al fin ocurre, después de todo este tiempo esperando, aparece alguien que te va a devolver la ilusión, al menos, lo que dure esta nueva historia. Después de haberte curado por completo y de pasar por la travesía de un desierto gigantesco, donde llegaste incluso a volverte loco y a perder toda esperanza de volver a sentir como antes, aparece una nueva oportunidad en tu vida. Quizás lo haga de forma distinta a como venían haciéndolo anteriormente.

Cuando sales de un duelo emocional y consigues comprender el mensaje que este trae consigo, además del aprendizaje que viene unido, uno sabe que está ante una nueva vida completamente distinta a la que venías arrastrando y el poder explorarla es el premio que tienes. Atrás quedan las tardes grises interminables, las noches solitarias y desnudas de emociones y los domingos tristes y aburridos. Sin darte cuenta todo esto te ha hecho mucho más fuerte y sin darte cuenta también, has comenzado a ser otro.

Porque si consigues confiar en ti mismo, podrás hacerlo en esa nueva persona que aparece ante ti, ese es el paso más importante de esta nueva etapa, ya que, sin confianza, no existe nada que se pueda sustentar de forma duradera. Todo este tiempo pasado te has prometido que jamás confiarías en nadie nunca más, que no te la volverían a jugar o que por muchas trampas que te vuelva a poner no caerás, pero cuando esta nueva persona radia una luz suave y bonita, todas estas palabras se las lleva el viento y gracias a eso puedes comenzar una nueva aventura, que estando en otro momento, el miedo no te dejaría recorrer.

Es esa sensación de volver a dormir al lado de alguien y sentir su calor como si fuese el tuyo, la que hace que te sientas bien contigo mismo y crea una atmosfera parecida a la de volver a la vida después de una temporada muerto. Y que sus caricias no te molesten y sientas la necesidad imperiosa de recibirlas, lo agradeces como agua de mayo, porque es el premio que mereces más que nadie, por haber sido tremendamente fuerte, por cambiar este vacío anterior que ya te queda muy lejos. Porque sentir lo del otro como uno mismo, es el mayor ejemplo de complicidad que existe en este mundo. A veces se veía tan lejos, que creías que nunca más lo ibas a experimentar. Por eso cuando aparece ante ti esa nueva aventura después de un duelo, tiene y debe vivirse con total intensidad, pero con los pies en la tierra. Disfrutar el momento sin importar el pasado y sin agobiarte con el futuro, es algo tan difícil, que trae consigo malas pasadas, que muchas veces se pagan con enfados que no duran más de un día. Y aunque ella no lo entienda de primeras (pronto lo verá de otra manera), para ti esto es lo máximo, porque esa tranquilidad que esta nueva aventura te trae, es todo lo contrario a la anterior que te ha dejado tan tocado y por la que casi te vuelves loco. Es como si volvieses a vivir todo como si fuese la primera vez, con esa inocencia propia de los novatos y que ya habías perdido en todas tus anteriores aventuras que te habían ido quemando poco a poco. Y esas caricias y esos besos, muchos de ellos en plena oscuridad en posición horizontal sobre la cama antes de dormir y en la que os hacéis un millón de promesas que salen del fondo del alma, como por ejemplo no haceros daño, son lo mejor que te ha pasado después de mucho tiempo. Además, poder cruzar vuestras piernas por debajo de la sabana en mitad de la noche, mientras unos pies calientan los del otro, siempre puede considerarse un acto de valentía y de rebeldía por ambos.

Y los planes que vuelves a hacer con alguien a tu lado, sacuden de júbilo a tu cuerpo una vez más, es como si la mente se sintiese libre y dispuesta de nuevo para experimentar un montón de nuevas cosas, que traerán consigo bonitas sensaciones que invadirán toda tu alma casi sin darte cuenta. Y con esto ya sabes, que estás dispuesto a conocer a alguien sin ninguna interferencia pasada y que además, estás abierto a sentir toda su esencia.

Porque todos nos merecemos un momento así, porque es a la meta que llegamos casi sin darnos cuenta, en este largo camino ininterrumpido de soledad, pero del que has salido fortalecido.

Y a cada paso que da ella, y en el que te va abriendo más su mundo, aunque sea en pequeños gestos, no es otra cosa que verter su confianza sobre ti. Inconscientemente y sin que ella lo sepa, la imagen de la persona que te dejó malherido, va despareciendo hasta hacerlo por completo en un abrir  y cerrar de ojos y  ésta se aleja al fin para siempre y date por seguro, que no volverá jamás. Su magia reside en hacer las cosas como siempre se hicieron, pero que hacía mucho tiempo tu no vivías.

Y ahora comprendes al fin, que las vivencias con esa persona a la que idealizaste y que te ha llevado toda esta temporada pasada a los infiernos, no eran tan grandes, que cualquier otra chica puede borrarlos en cualquier momento e incluso servírtelos mejores. Eso siempre pasó, siempre hubo miles de personas mejor que ella circulando alrededor tuya, solamente que no estabas receptivo a dejar a entrar a nadie en tu vida y ahora que lo haces, te sientes un poco imbécil, por tener esa sensación de haber perdido el tiempo en no dejar que nadie se te acercase y por eso, te repetirás un millón de veces ¿cómo pude idealizarla tanto, si cualquiera que venga con ganas puede superarla?  También puedes sentirte afortunado y llenar de aire tu alma, con esas ráfagas de aire fresco que te trae esta nueva persona que ha parecido ante ti, para luego hinchar como un globo y poder subir a las nubes a la velocidad de un cohete supersónico.

 

Y aunque la historia sea muy bonita al comienzo, casi siempre resulta sacudida por el camino, por un montón de altibajos, que tienen su nacimiento, en que quizás, los dos lleváis mucho tiempo sin nadie y os cuesta un poco acoplaros el uno al otro. Quizás te molesten un poco las manías de ella, de la misma forma que a ella le molestan las tuyas, aunque prefiera callárselo y no decírtelo. Pero estos momentos, que muchas veces vienen acompañados de una gran tensión, es quizás, el reto más grande y bonito que os queda por delante, en esta historia que acaba de empezar. Irse conociendo poco a poco, con pequeños sustos, pequeños enfados e incómodas situaciones, no es más que conocerse a uno mismo después de mucho tiempo sin mirarse en el interior, pero todo reflejándolo en la persona que tienes delante. Saber que a veces hay que doblegar y ponerse en la situación del otro, no es fácil, ya que esto no te ocurría desde que te habían dejado. Sin darte cuenta, en este camino de soledad, te has vuelto un maniático, tanto que si estuvieses enfrente de tu propia imagen, ni te aguantarías a ti mismo. La etapa para limar asperezas entre los dos ha comenzado. Y así, os convertiréis en auténticas placas tectónicas, que antes de acoplarse, producirán un millón de terremotos, para luego hacer emerger bonitas cordilleras y valles florecientes.

Tenéis la gran oportunidad de ir poco a poco limando vuestras carencias y vuestras heridas, que han sido agrandadas en el duelo,  y éste será el momento idóneo para empequeñecerlas o incluso hacerlas desaparecer por completo. Es el camino correcto a seguir, porque has conseguido algo muy difícil, imposible hace solo unos pocos meses, intentar vivir una historia con alguien nuevo y eso no es fácil. Si te adentras en la vida de alguien y esa persona entra en la tuya, es sinónimo de entereza, de fortaleza y pase lo que pase, casi siempre se gana, porque uno aprende del otro, cosas que creía no existían y más después de un periodo donde no había nada nuevo que aprender. Por tanto, la palabra mágica es paciencia, nadie viene limpio a estas edades, todos y todas guardamos un montón de mierda que creemos ya habíamos tirado a la basura, pero sin embargo, florece en la primera discusión que aparece y entonces, aparecen los mismos miedos, las mismas dudas, los mismos recuerdos y lo único que se puede hacer, es tener paciencia y esperar a que la cosa se calme y ver todo desde otra perspectiva, que es la del comprender que todos los que nos hemos metido en este juego, hemos sido muchas veces vapuleados y por esa razón, tendremos que ser empáticos. Comprender por qué la persona que está enfrente reacciona de esa manera, es coger el camino correcto y que nos lleve a que esta historia salga bien y realmente merezca la pena.

Y aunque a la cosa le cueste arrancar, tienes que sacar de tu interior un poco de templanza, porque no es fácil encontrar a alguien que te aguante después de este periodo de oscuridad en el que estuviste metido hasta hace poco, de la misma manera que ahora ya no solo hay una opinión, una visión de la vida, un corazón latiendo…ahora hay dos de todo esto y su parte cuenta tanto como la tuya. Pero sobre todo, en estos momentos, acuérdate de darle las gracias por hacerte sentir todas esas emociones que se habían disipado hacía mucho tiempo y recordarte que ya no estás solo. Por eso y más cosas que vienen detrás, se merece que le abras las puertas de tu mundo.

Y así de repente, te entran unas ganas enormes de conocerla aún más, y todas esas chicas que pasan por tu lado, dejan otra vez de gustarte, no por tu duelo, que ya pasó, sino, porque ella llena todo lo que tu buscabas. Hoy eso ha cambiado, ha nacido dentro de ti unas ganas enormes de explorar el interior de alguien ajeno hasta la fecha.

Y ahí es donde tienes que echar toda la carne en el asador para que por una vez por todas te crea y se dé cuenta que tus sentimientos son reales, que no hay ni trampa ni cartón, que sepa que tú estás deseando amarla con todas tus fuerzas, aunque lo más importante, es que ella tenga la confianza en hacer lo mismo contigo. Mostrarle que puede amarte, que puede confiar en ti sin miedo al fracaso. Y quizás esta, sea para ambos, la más grande de todas las batallas de los últimos tiempos. Por eso andáis a tientas, tanteando el terreno como un ejército invasor que se adentra en un campo lleno de minas, dando pasos con cierto temblor en las plantas de los pies, porque ninguno de los dos quiere fallar y que esto se convierta en una decepción. Pero eso jamás ocurrirá, porque se trata de crecer juntos, de recorrer el mismo camino que traerá los mismos obstáculos, pero también las mismas alegrías compartidas. Aunque todo esto en el fondo es miedo y esto no debe permitirse, porque el miedo nos roba las mejores cosas en esta vida y en tema emocionales, ni te cuento. Todo cambia, cuando alguien te hace la pregunta correcta ¿Qué harías sin miedo?

Y saber que ahora estas bien para poder tener algo con alguien, para poder querer e ilusionarse otra vez y que también se ilusionen contigo, por mucho que te costase comprenderlo no hace mucho, es quizás, la mayor lección que has quitado de esta nueva y apasionante historia, que promete darte muchos buenos momentos imborrables. De hecho, esto te está sirviendo para saber que ahí fuera hay mucha vida que llevaba mucho tiempo a oscuras. Hace un tiempo, alguien tapaba el sol con un dedo y la sombra del pasado lo cubrió todo, pero esa persona que llegó de la nada a tu vida, disipó esos oscuros nubarrones y ahora claros gigantescos comienzan a abrirse y lo que dejan a la vista después de su paso, es un mundo increíble de emociones y momentos mágicos. Has llegado a donde habías deseado hace mucho tiempo, ahora disfrútalo. Es tuyo, ella es única y el futuro os pertenece juntos. Esto es el amor.

Jordi Cicely

Canción para escuchar en bucle: Hymnostic – Big Red Machine (Bon Iver)

Aventurero, curioso, emocional superlativo, romántico, caótico, tozudo, insensato, sensible, tenaz, persistente, impulsivo, vital...soñador...viajero incansable, amante pasional, escritor espontaneo, amigo infranqueable...mis pasiones, la música (la Psicodelia, Sixties, el Brit Pop, Queen y Freddie Mercury, el Indie, el Shoegazing), la literatura, los relatos, la Generación Beat de Jack Kerouac, los poemas de Rimbaud, los viajes por el mundo, cinco ciudades (Braga, Londres, Brighton, La Habana y Hong kong), el cine de Godard y Larry Clarck, la Nouvelle Vague, la serie Doctor en Alaska, el pueblecito de Cicely, el movimiento Mod, el British style, el budismo, la noche en silencio, Latinoamerica, las chicas misteriosas, la vida...que es un suspiro. Solamente una cosa más: Si quieres perderme, sólo tienes que mentirme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: